BIENVENIDA AL CURSO 2019-2020

img direccionEmpieza septiembre y con él, un reto y una nueva aventura. Este curso que estrenamos nos trae algunos desafíos que nos apasionan y nos ilusionan.

Desde el curso pasado, todos los colegios marianistas de la provincia de España estamos inmersos en un proceso de recreación de la escuela marianista (REM), que quiere hacernos volver la mirada y el corazón a nuestras raíces y a nuestra tradición, para recrear un horizonte educativo en el que ser fieles a lo que los primeros marianistas soñaron. Es un proceso ilusionante que ilumina y pone dirección a lo que hacemos, a lo que planificamos y a lo que soñamos.

Toda la comunidad educativa estaremos reflexionando, trabajando y descubriendo la verdadera educación integral que queremos para nuestros alumnos. Y lo haremos a través del estudio de las 8 líneas de desarrollo educativo. Iremos contruyendo, o mejor dicho, recreando, a lo largo del curso el modelo de alumno que queremos en nuestro colegio. Para ello necesitaremos el apoyo de todos y el creernos que ésta es la oportunidad de poder poner en marcha nuestra verdadera renovación, desde dentro, desde nuestra identidad, desde nuestros orígenes.

Junto a este camino que transitamos, se nos plantea un lema para este año que nos hace poner los pies en la realidad y que nos conecta con la realidad de nuestro planeta y con la preocupación diaria de millones de personas.

Logo ObjAnual1920 colorNos toca la tierra, es nuestro lema para este curso 2019-2020.

Y no nos toca porque nos ha caído en suerte; y no nos toca, al igual que el curso pasado nos tocaba la paz o el anterior la justicia, nos toca porque queremos dejarnos tocar por la tierra, por su lamento y por su dolor… pero también por su riqueza y su maravilla.

Nuestro proyecto educativo tiene como fin último la educación integral de los alumnos, y educarnos en el cuidado del planeta y del medio ambiente, nos parece que está muy en la sintonía de lo que nuestro itinerario persigue.

En un mundo acostumbrado al “usar y tirar” que convierte casi cada rincón en un estercolero, queremos reivindicar que nuestra tierra, que es nuestra casa, merece ser mimada y cuidada con todo detalle, con todo amor.

En un mundo en el que abunda lo artificial y lo transgénico, queremos alzar la mano apoyando los productos naturales y de proximidad. No queremos devorar el mundo, queremos ser generadores de vida y de posibilidad.

En un mundo crea en nosotros tanta necesidad de consumir, queremos aprender a ser cabales y a reflexionar sobre tantas cosas que a veces no necesitamos y de las que nos podemos desprender.

En un mundo tecnologizado en el que podemos estar conectados a cualquier hora, con cualquier parte del planeta, queremos reconocer y hacer justicia con tanta realidad (muchas veces injusta) que hay detrás de cada uno de nuestros dispositivos.

En un mundo, al que por encima de todo amamos porque es nuestro hogar, queremos aprender a vivir despacio, a comer despacio, a respirar despacio…

Queremos aprender a disfrutar de lo sencillo del día a día, a retornar a la simplicidad, a agradecer lo pequeño en lo cotidiano, a ser felices con lo que tenemos sin añorar lo que podríamos tener… en definitiva a ser agradecidos y conscientes de la suerte que tenemos!

Estamos deseando que cada uno de los pequeños gestos que podamos hacer en este tiempo, sean reales, significativos, visibles y duraderos… que sigamos haciendo desde nuestra pequeña parcela que es el cole, un hogar mejor para todos.

Confiemos en que somos una comunidad colegial capaz de transformar la realidad.

Soñemos que hay otro mundo posible, otras maneras de hacer, de vivir, de trabajar… y creamos también que está en nuestras manos realizarlo.

Pongámonos manos a la obra porque otro mundo es posible!

¡Feliz comienzo!

 

José Luis Andrés
DIRECTOR GENERAL