RECREAR LA ESCUELA MARIANISTA

Panorama claustroREM web

¿Qué es el REM?

Ante la fuerte incertidumbre que vive la escuela en estos albores del siglo XXI, nos hemos preguntado cuál es la mejor manera de abordar un ambicioso proceso de búsqueda que vaya más allá de la mera transformación de procesos, más allá del cambio obligado de personas, espacios y mobiliario; más allá de la obsesión por la innovación metodológica.

Hemos optado por la creatividad frente a la imitación, es decir hemos preferido ser fieles a nosotros mismos.

A este proceso le hemos llamado Recrear la Escuela Marianista -hagamos énfasis en el verbo RECREAR- que consiste en recuperar la experiencia fundante y recorrer, actualizado al momento presente, el camino que siguió la escuela marianista, en sus inicios y a través de sus grandes maestros, para constituirse en una oferta pedagógica capaz de responder a los retos educativos de la sociedad del momento.

  • Este camino se inicia (lo mismo hace 200 años que hoy) estableciendo una conexión carismática entre fe y educación
  • Conexión que aporta modelos educativos, aporta una idea (y un ideal) de persona y de mundo
  • A partir de ahí, se hace una lectura intencional del presente que nos interpela
  • Y se configura un modelo de escuela con unas finalidades claras y dos grandes ejes vertebradores para hacerlas realidad:
    • Primer eje: Un estilo educativo relacional, o lo que es lo mismo: un clima de relaciones personalizadoras que se constituye en rasgo esencial de estilo (como lo fue siempre)
    • Segundo eje: La apuesta por una Educación Integral para el hombre y la mujer de hoy; plasmada en ocho Líneas de Desarrollo Educativo que aportan intencionalidad y sentido para la escuela, es decir: un modo de mirar al alumno, una mirada sobre el currículo, una manera global de mirar la escuela.

La clave del éxito de esta Recreación no está en una formulación teórica brillante, no está en la puesta en práctica de un documento preescrito, no está en la copia de un modelo gestado desde arriba para la red; la clave reside en que cada uno de los educadores del colegio haga su propio recorrido de búsqueda y recreación, lanzándose con decisión y confianza a esta aventura única.

Traemos una propuesta para la escuela marianista, donde se ha tenido en cuenta…

  • Una determinada visión de la persona.
  • Una determinada visión del entorno y las diferentes relaciones que produce.
  • Una visión viva e INTERCONECTADA de la cultura como expresión de la vida de las personas en todo tiempo y lugar.
  • La nuclearidad de la RELACIÓN y la COMUNICACIÓN.
  • Una consideración (muy libre) del curriculum como elementos al servicio del desarrollo de la personas y sus relaciones, que supere el corsé de las asignaturas.
  • La propuesta de las inteligencias múltiples.
  • La propuesta de las competencias

 

 En pocas palabras

Una vez definidas las finalidades de la escuela marianista (ayudar a que el alumno construya su ser persona a imagen de Cristo, para integrarse creativamente en el mundo y transformarlo), hemos situado la educación integral como segundo modo de vertebrar la escuela marianista al objeto de conseguir dichos fines.

Para ello es necesario partir de una determinada visión de la persona, la cual hemos descrito bajo la perspectiva de sus dimensiones, entendiendo por dimensión aquella instancia de la persona que la atraviesa de manera transversal (en su nivel corporal, racional e interior) y que abarca un abanico de potencialidades que puede desarrollar. Pero necesitamos encontrar el modo de que esta visión de la persona llegue a ser operativa en el plano pedagógico, en cada acción didáctica, en todos los ámbitos del colegio.

DSC 5746 web

 

 

Nos fijamos en las siguientes LÍNEAS DE DESARROLLO EDUCATIVO

IMG 2445 WEB

Para ello proponemos las Líneas de Desarrollo Educativo (LiDE), como una concreción intencional de nuestra visión de lo que es una educación integral, que nos proporciona una nueva mirada interactiva sobre el alumno, el currículo y la escuela, al servicio de unos fines educativos. Son ocho:

  1. Comunicación.
  2. Desarrollo y cuidado del cuerpo.
  3. Dimensión artística.
  4. Relación con pueblos y culturas.
  5. Ciencia y tecnología.
  6. Interioridad, espiritualidad y fe.
  7. Relación con la naturaleza.
  8. Ética y convivencia.

El objetivo es convertir esta visión de la persona basada en las dimensiones en unas determinadas intenciones educativas que a su vez sirvan de orientación para todos y cada uno de los procesos educativos que se viven en la escuela.

 

 Panorama claustroREM2 web

 


Zona de trabajo REM