Por fin llegó el momento tan deseado para nuestros chicos de 4º de primaria. Con un año lleno de restricciones, de relacionarnos con nuestro grupo burbuja, de no saber cómo iba a evolucionar esta pandemia, nuestros alumnos han recibido a Jesús en la primera Eucaristía.

Desde hace algunos meses, y, a pesar de la pandemia, en la comunidad religiosa del colegio, decidimos cambiar nuestros horarios para poder compartir nuestra eucaristía diaria con quien quisese. Y desde entonces, pocos han sido los días que hemos estado solo la comunidad celebrando. Si hay algo único que podemos ofrecer hoy a nuestro entorno es el testimonio de comunidad y oración, y un espacio para vivirlo de forma auténtica. Por eso, seguiremos ofreciendo este espacio mientras dure el curso y esperamos poder seguir haciéndolo el curso que viene.

Hoy nos hemos reunido por primera vez este curso, en la iglesia para celebrar juntos el mes de María, nuestra Madre. Le hemos rezado, le hemos pedido que nos ayude y le hemos dado gracias por estar siempre a nuestro lado.

Poquito a poco seguimos haciendo camino en la preparación de nuestra Primera Comunión. Hoy hemos visitado la Iglesia para reconocer los elementos que se usan en la Eucaristía que hemos trabajado en clase.
Gracias a Felix por acompañarnos en la preparación de nuestra Comunión.

El viernes pasado celebramos juntos la Pascua en Primaria. Pero juntos, como lo venimos haciendo últimamente, ayudados por la tecnología para mantener las medidas de seguridad sin que eso nos impida vivir cosas fundamentales como la Resurrección de Jesús. Como queda grabada, tú también puedes ver cómo fue la celebración.

Tras un adviento en el que hemos ido colocando las distintas figuras del Belén y conociendo sus valores, hoy hemos tenido nuestra celebración de Navidad, anticipándonos a lo que ocurrirá el próximo 25 de diciembre. Si te perdiste la celebración, aquí puedes verla.

En este tiempo de adaptación, también la celebración del sacramento de la confirmación ha sufrido algunas adaptaciones y todos hemos tenido que hacer una esfuerzo especial para poder sacarlo adelante. Ahora podemos decir que hemos vivido juntos una gran celebración, donde algunos habéis dado un paso más en la construcción de una fe adulta.